¿Cómo funciona la inflación y en qué afecta en nuestro día a día?

Actualizado: 27 jul


Normalmente cuando nosotros escuchamos que hay inflación significa que los precios han subido o se han inflado, de ahí su nombre. En Monific queremos ayudarte a comprender de que va la inflación y como puede perjudicarte, sobre todo para que puedas tomar las medidas necesarias para salvaguardar tu salud financiera.


Se dice que en un país existe inflación cuando se aumentan de forma sostenida los precios del conjunto de bienes y servicios de una economía. Es decir, cuando la media de los precios de todos los bienes y servicios suben.


La inflación es un fenómeno que hace que tu dinero cada vez valga menos. Por tanto, el día de mañana, podrás comprar menos cosas que hoy con el mismo dinero. Esto con una inflación de un 3% anual, hace que en 20 años pierdas la mitad de tu dinero. Influyendo fuertemente en los gastos que realizas consciente o inconscientemente.


¿Por qué nos importa esto?


Una inflación controlada y planeada podría mantener el poder adquisitivo de los individuos al mismo tiempo que incentiva la producción de bienes. Una inflación demasiado baja es tan mala como una inflación demasiado alta, por ejemplo, si es muy baja los comerciantes perderían el interés en ofrecer sus bienes o servicios, por lo contrario, si es demasiado alta los individuos reducen su capacidad de compra.


Existen 4 tipos de inflación.


· Inflación por consumo o demanda: Esta inflación obedece a la ley de la oferta y la demanda. Si la demanda de bienes excede la capacidad de producción o importación de bienes, los precios tienden a aumentar.

· Inflación por costes: Esta inflación ocurre cuando el precio de las materias primas (cobre, petróleo, etc) aumenta, lo que orilla al productor a buscar mantener su margen de ganancia incrementando así sus precios.

· Inflación autoconstruida: Esta inflación ocurre cuando se prevé un fuerte incremento futuro de precios, y entonces se comienzan a ajustar éstos desde antes para que el aumento sea gradual.

· Inflación generada por expectativas de inflación: Esto es típico en países con alta inflación donde los trabajadores piden aumentos de salarios para contrarrestar los efectos inflacionarios, lo cual da pie (irónicamente) al aumento en los precios por parte de los empresarios, originando un círculo vicioso de inflación.


Para detener la inflación, los bancos centrales tienden a incrementar la tasa de interés de la deuda pública. De esta manera se incrementan las tasas de interés en los préstamos al consumo (tarjetas de crédito, préstamos personales, hipotecas, etc). Al aumentar las tasas de interés del consumo, se frena la demanda de productos.


El lado negativo de este control es que, al frenar la demanda de productos, se frena en cierta medida a la industria que los produce, lo cual puede llevar a un estancamiento económico y desempleo.


¿Cómo la inflación afecta la vida de la población?


Cuando hablamos de las consecuencias de la inflación a nivel en nuestro país la primera es, obviamente, la subida de los precios. Es decir, todo es más caro como decíamos al inicio. Podemos comprar menos con lo mismo, lo que repercute finalmente en nuestra cartera e incluso puede ocasionar daños en nuestra salud mental, esto debido al estrés, ansiedad y demás enfermedades que se pueden desarrollar ante el sentimiento de no poder satisfacer nuestras necesidades.


Mientras tanto en términos de sueldos, el Gobierno suele subir el salario mínimo interprofesional cuando ésta sube, pero no siempre es así. Ocasionando que a veces no ganemos más, pero si gastemos en mayor medida.


¿Y cómo afecta la inflación a mi ahorro?


En cuanto a cómo afecta la inflación a nuestro ahorro, podemos encontrar diferentes circunstancias. Por ejemplo, Una inflación alta afecta a nuestra economía doméstica en cuanto perdemos poder adquisitivo al tener nuestro dinero “bajo el colchón”. Es decir, si nuestro dinero está parado y la inflación sube, poco a poco perderá su valor: la inflación se lo irá comiendo. De ahí que muchas veces se hable del “monstruo de la inflación”.


Por lo que cada vez más personas optan por encontrar maneras de generar algún ingreso extra que les apoye a que puedan combatir la inflación, algunos decidiendo emprender, otros invirtiendo, etc. Por lo que en Monific ofrecemos la oportunidad de respaldar tu dinero a través de inmuebles en destinos turísticos generando a su vez una economía colaborativa que apoya el comercio en ese lugar.