Inversión a largo plazo



Cada inversionista tiene diferentes objetivos financieros, y de ellos depende el plazo de inversión y el riesgo que están dispuestos a asumir. Estos aspectos te ayudarán a definir el perfil de inversionista en el que te encuentras y de esta manera poder estimar la rentabilidad y el riesgo de las inversiones que realices.

Las inversiones a largo plazo en términos estrictos son aquellas que por lo general se planean por un periodo de tiempo superior a los 5 años. Sin embargo la realidad es que cuando hablamos de inversiones a largo plazo el horizonte de tiempo puede ser mayor, ya que su objetivo principal es hacer crecer tu patrimonio.

Es por esta razón que si planeas usar tu capital dentro de poco tiempo lo ideal sería establecer tus objetivos a inversiones de corto plazo que ofrezcan liquidez. El escenario ideal para un inversionista es crear planes y objetivos con diferentes periodos de tiempo.

Por lo general cuando planeamos inversiones a largo plazo las pensamos como una planificación para la jubilación y debemos centrar las estrategias en aprovechar el tiempo con inversiones sólidas, constantes y con poco riesgo. Y como bien se ha demostrado, este tipo de inversiones son las más seguras y rentables.

Son inversiones que se deben planear bajo un perfil conservador para que no sufran variaciones considerables a través del tiempo, entre los beneficios de este tipo de inversiones es que son más rentables que las inversiones a corto y mediano plazo, la incertidumbre es menor a comparación con otros tipos de inversión y se tiene mayor información de los rendimientos obtenidos en un periodo de tiempo.

Algunos ejemplos de inversión a largo plazo son la compra de acciones, fondos de inversión, los fondos de pensiones y los bienes raíces.

Uno de los puntos más importantes al realizar este tipo de inversiones es la diversificación ya que te permitirá reducir en mayor forma los riesgos.

Recuerda que la clave en las inversiones a largo plazo es darle a tu dinero el tiempo suficiente para que crezca y siempre procurar reinvertir los rendimientos generados, de esta forma crear una bola de nieve con tu dinero.