Ahorrar para tu futuro



Empezar a ahorrar requiere de constancia y motivación para alcanzar tus metas financieras. Por lo que más que pensar en una cantidad, debes tener muy claro para qué utilizarás ese dinero en un futuro a corto o largo plazo.


Nunca es tarde para comenzar a ahorrar, lo ideal sería hacerlo antes de los 30 años que es una de las etapas más productivas.


Puedes empezar con una pequeña cantidad a la quincena o al mes y así irás aumentando tu capital hasta llegar al 10 o 20% de tus ingresos.



Estos son algunos de los beneficios que te traerá ahorrar para tu futuro:


  • Aumentar tu patrimonio al invertir en instrumentos financieros que te den mayores intereses.


  • Alcanzar tus metas y propósitos como comprar una casa o un coche, viajar y adquirir otros bienes materiales.


  • Proyectos personales y negocios sin endeudarte. Podrás emprender el negocio que siempre soñaste sin necesidad de pedir un préstamo.


  • Mejores condiciones para tu retiro, con tranquilidad y estabilidad gracias a una buena situación financiera.


  • En caso de gastos extraordinarios o de emergencia como alguna enfermedad o incapacidad tendrás tus ahorros y así evitas pedir préstamos.


Ahorrar no solo mejora tus finanzas personales sino que ayuda a que tus hijos entiendan el valor del dinero desde jóvenes y así tener un mejor futuro.


Recuerda que puedes destinar parte de tus ahorros para invertir y así multiplicar tu dinero con el tiempo.